Reglas básicas para mantener los alimentos seguros

Muchas veces a la hora de cocinar no se toman todos los resguardos necesarios al manipular los alimentos. Tampoco existe demasiada consciencia de los peligros que las bacterias y los patógenos pueden representar para el organismo. Entre las enfermedades por consumir alimentos se encuentran la salmonella, shigella, el virus de la hepatitis A y trichinella spirallis, son algunas de las enfermedades relacionadas al consumo alimentos en malas condiciones.

La contaminación cruzada es el proceso mediante el cual microorganismos o sustancias ajenas se transfieren de un alimento u objeto a otro alimento. Esto ocurre por mala higiene al manipular tanto alimentos como utensilios, así como también por un incorrecto almacenaje. Por su parte, la cadena de frío es la temperatura controlada dentro de rangos que garantizan la calidad de los productos refrigerados y congelados durante todo su proceso. Es clave respetarla para evitar contaminación o infecciones.

A continuación, te dejamos cinco consejos de cómo manipular correctamente los alimentos:

  • Lavarse las manos: Aunque suene a una obviedad, el lavado de manos antes y después de manipular los alimentos es de vital importancia. Las toallas para secarse deben ser desechables de papel, ya que las de tela acumulan humedad y restos de alimentos que pueden ser caldo de cultivos de bacterias.

  • Limpiar las superficies con frecuencia: Idealmente se deben utilizar tablas diferentes para la preparación de verduras y de carnes, en caso de no ser posible, es necesario lavar las tablas de cortar, utensilios y encimeras con agua caliente y jabón después de cada preparación.

  • Separar la carne cruda de otros alimentos: Al momento de adquirir los alimentos en el supermercado para luego ponerlos en el refrigerador, es necesario separar del resto de los alimentos la carne, las aves, los pescados y los mariscos crudos, así como también los huevos.

  • Cocinar con una temperatura adecuada: El único modo de asegurarse de que el consumo de carne, aves, huevos, pescados o mariscos será seguro sin importar el método culinario, es usar un termómetro para alimentos, ya que estos productos deben alcanzar una temperatura interna mínima y segura para eliminar cualquier bacteria dañina.

  • Refrigerar: Luego de adquirir los alimentos debes refrigerarlos de inmediato. Así mantendrás su cadena de frío. En el caso de la carne, aves, huevos, pescados y mariscos, u otros productos perecederos, se deben poner en el refrigerador en un máximo de 2 horas para no romper su cadena de frío.

Compartir esta publicación

OTRAS CATEGORÍAS

Más publicaciones que pueden resultar interesantes