los síntomas a los que debes estar alerta

En los últimos años, el Virus Sincicial Respiratorio (VSR) ha ganado notoriedad como una de las principales causas de enfermedades respiratorias en los niños pequeños. Este virus puede tener consecuencias graves, especialmente en bebés y niños con sistemas inmunológicos más debilitados, causándoles patologías como bronquiolitis y neumonía. Este virus es de los más comunes y su aparición se incrementa durante los meses más fríos del año.

La prevención es fundamental para proteger a los niños del Virus Sincicial. En primer lugar, es importante mantener una buena higiene de manos. Asegurarse de realizar un lavado de manos con agua y jabón durante al menos 40 segundos, especialmente después de estar en contacto con personas enfermas o después de toser y estornudar. Además, evitar el contacto cercano con personas que tengan síntomas de infección respiratoria, como resfriado o gripe. Limitar las visitas a lugares concurridos y mantener una buena ventilación en el hogar también puede ayudar a reducir la propagación del virus.

Los síntomas se presentan dentro de los 4 a 6 días después de haberse infectado y generalmente incluyen: moqueo, apetito reducido (en niños y bebes), tos, estornudos, fiebre y sibilancias. En los bebés muy pequeños, los únicos síntomas podrían ser irritabilidad, menor actividad y dificultad para respirar. Los investigadores están trabajando para crear vacunas contra el virus respiratorio sincitial, pero todavía no hay ninguna disponible.

A continuación te dejamos 4 consejos para proteger a tus hijos del Virus Sincicial:
Practica una buena higiene de manos:
  • Enseña a tus hijos a lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, especialmente antes de comer y después de estar en lugares públicos.

Evita el contacto con personas enfermas:
  • Limita el contacto cercano con personas que tengan síntomas de enfermedades respiratorias y fomenta el distanciamiento social cuando sea necesario.

Mantén un ambiente limpio y ventilado:
  • Ventila regularmente tu hogar para mejorar la circulación del aire y reducir la concentración de virus en el ambiente. Además de mantener desinfectadas las superficies.

Cubre la boca al toser o estornudar:
  • Enséñales a tus hijos a cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable o el antebrazo al toser o estornudar para evitar la propagación de gérmenes y mantener el uso de mascarillas.

Compartir esta publicación